jueves, 22 de agosto de 2013

EL PASO POSTNUPCIAL SE RESISTE

A mediados de este mes de agosto el paso postnupcial en las Salinas de San Pedro del Pinatar se deja notar a cuentagotas, y más viendo las interesantes observaciones que se registran a diario en el resto de la Península. El grupo que más se nota cuando el paso está en pleno apogeo es el de los limícolas, pero a estas alturas van apareciendo ejemplares sin alcanzar cifras contundentes. Posiblemente se esté retrasando más que otros años.

No voy a extenderme mucho ya que no hay demasiado que contar, así que os resumo un poco lo que aconteció los dos ratos que pude asomarme y lo que se vio.

El día 15 de agosto bajé por primera vez a las salinas a ver qué se cocía. Con respecto a años anteriores, los falaropos picofinos aun no se habían dejado ver por aquí, y tenía la esperanza de localizar alguno. También mantenía esperanzas con respecto a algún fumarel aliblanco o algún correlimos raro, pero nada de nada en ese aspecto. Pues nada, a contentarse con lo que había, que no era moco de pavo. Había cientos de flamencos, como viene siendo habitual, al igual que el charrancito, ya con jóvenes. Es una delicia verlos suspendidos en el aire a tu lado para después caer en picado al agua y emerger con su botín. Las omnipresentes avocetas y cigüeñuelas comunes aparecían por todos lados, al igual que el simpático chorlitejo patinegro. Empiezan a aparecer archibebes comunes y oscuros, agujas colinegras y combatientes. Los correlimos zarapitín, menudo y común también se dejan observar en grupos no muy numerosos. La sorpresa del día fue observar una pareja de alcaravanes en una de las motas junto a un solitario zarapito trinador. Y de gaviotas, hasta cinco especies diferentes (reidora, patiamarilla, de Audouin, cabecinegra y picofina) se pueden observar sin mucho esfuerzo. En la charca de interpretación, ya por la tarde, saltó la observación del día: un grupo de 15 ostreros euroasiáticos descansaban en un lejano islote. 



Charrancito Sternula albifrons



Gaviota picofina Chroicocephalus genei



Combatiente Philomachus pugnax



Gaviota patiamarilla Larus michahellis



Ostrero euroasiático Haematopus ostralegus


El día 16 solo pude acercarme por la tarde, destacando el gran número de fumareles comunes pescando entre los flamencos, el aumento del número de garcetas comunes y la técnica de pesca del avetorillo, consistente en esperar posado entre cañas semisumergidas en el agua y esperar que los pececillos busquen la sombra para lanzar su pico como un arpón y atraparlos. 



Cigüeñuela común Himantopus himantopus
(juvenil)



Fumarel común Chlidonias niger
(en plumaje de transición verano-invierno)



Avetorillo Ixobrychus minutus


A pesar de haber estado, como dije al principio, dos raticos en las salinas, fueron suficiente para pasar momentos únicos observando aves aunque puedo asegurar que en cuanto esto se anime más los momentos pueden ser gloriosos. Las Salinas de San Pedro del Pinatar son una garantía para ver aves porque nunca te vas de vacío. Espero bajar de nuevo el mes que viene y pasar otro buen rato observando aves que es, en definitiva, de lo que se trata. 

Gracias por seguir mi blog, hasta pronto.







No hay comentarios:

Publicar un comentario