jueves, 1 de agosto de 2013

PISTOLETAZO DE SALIDA AL PASO POSTNUPCIAL

Son los primeros coletazos en las Salinas de San Pedro del Pinatar, donde aproveché el último fin de semana de julio para acercarme por allí. Esperando que lo gordo aparezca en la primera quincena de agosto, se dejaron ver algunas cosillas que quitaron mi hambre de pajareo en mi tierra. 

La tarde del sábado estuve un rato observando aves en el Parque donde los flamencos comunes destacaban por su número. Los tarros blancos ya andan con sus pollos arriba y abajo. La colonia de charrancitos está en pleno apogeo y algún fumarel común cruzaba las charcas en vuelo. Pero yo iba con la idea de ver qué pasaba con los limícolas, cómo andarían de número. Por eso he titulado esta entrada así, flojo, muy flojo todavía. Lo mejor está por llegar. 



Flamenco común Phoenicopterus roseus



Tarro blanco Tadorna tadorna
(macho a la izquierda, hembra a la derecha)



Charrancito común Sternula albifrons


En los tres ratos que pude asomarme el fin de semana, la lista no ha sido muy amplia: un solitario correlimos zarapitín, chorlitejo patinegro (abundante, con jóvenes), otro solitario archibebe común, aguja colinegra (dos ejemplares), avoceta, combatiente (tres ejemplares, alguno conservando parte de su plumaje nupcial) y cigüeñuela común (abundante, también con pollos y jóvenes) como citas más destacadas. Pero la estrella positiva fue la presencia de dos machos de avetorillo persiguiéndose y ocultándose entre los carrizos, dando todo un espectáculo. Gracias a las indicaciones de Paco Picón, a quien conocí, cámara en mano, recorriendo las salinas, pude observar las evoluciones de esta pequeña ardeida a todo detalle. Gracias, Paco, y un placer. Espero nos veamos en pleno paso postnupcial.




Combatiente Philomachus pugnax


Pero la nota triste de esos días la pusieron las gaviotas de Audouin. En las motas que separan las charcas del canal perimetral me encontré con una escena dantesca. Un adulto reclamaba posado y realizando vuelos circulares sobre un juvenil, que también piaba, con un ala rota. A pocos metros, un juvenil de la misma especie yacía muerto. Estos hechos los puse inmediatamente en conocimiento del Centro de Interpretación del Parque. A continuación, unas imágenes del hecho.



Gaviota de Audouin Larus (Ichthyaetus) audouinii
(ejemplar adulto que no paraba de reclamar)



Juvenil de gaviota de Audouin con el ala rota



Cadáver de gaviota de Audouin juvenil


Para acabar esta entrega destacaré las citas de gaviota cabecinegra, reidora, pagaza piconegra y charrán patinegro en la charca de interpretación, y la práctica ausencia de limícolas en la zona, esperando que la presencia de aves se acentúe a medida que avance el paso postnupcial en el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar.



Gaviota cabecinegra Larus (Ichthyaetus) melanocephalus
(adulto mudando a plumaje invernal)


Gracias por seguir mi blog. Un saludo.




2 comentarios:

  1. Hola tocayo!

    La gaviota muerta es una Audouin, fíjate por ejemplo en el patrón de las escapulares, con bordes planos y homogéneos.

    Salud!!
    Gabi

    ResponderEliminar
  2. Gracias de nuevo por la corrección. En un primer momento aposté por la Audouin pero, no sé porqué, cuando vi la foto pensé en pati. Esas gaviotas... me queda mucho por aprender.

    Gracias maestro jeje.

    Salu2
    Gabi

    ResponderEliminar