lunes, 28 de enero de 2013

PORRÓN ACOLLARADO EN EL PARQUE REGIONAL DEL SURESTE

Durante este mes de enero han sido varias las citas de este divagante norteamericano en la Comunidad de Madrid. Hace dos fines de semana que tenía planeado acercarme y anotarlo en mi lista de aves, disfrutar de su observación y conocer el lugar, al que nunca había ido. El mal tiempo y un constipado me echaron para atrás. Pero este pasado domingo se presentó la oportunidad tras la llamada de mi amigo Eduardo González, que también le tenía ganas. Empezamos a caminar hacia la presa del Rey con un cielo encapotado y frío, con lo que la luz era muy mala. Pero la caminata se hizo muy agradable pues nos parábamos cada dos por tres a observar aves que, a pesar del día que hizo, nos deleitaron bastantes veces. Tanto en la ida como en la vuelta contemplamos bastante bicherío. Por poner algunos ejemplos, varios busardos ratoneros y milanos reales, aguilucho lagunero, avefría europea, collalba negra, grajillas, carbonero común, cogujada común, pinzón vulgar, verdecillo, herrerillo común, pardillo común, gorrión común, molinero y moruno, lavandera blanca y cascadeña, una buena colonia de cigüeña blanca, pico picapinos... y no sigo porque nos dan las uvas. Hasta un buen macho de jabalí se marcó un sprint en mitad de un campo para desaparecer a nuestra altura. A pesar de no disponer de todo el día, prospectamos los cortados de la Marañosa en busca del búho real y el halcón peregrino, con resultado negativo. Pero esa mañana el objetivo era otro. Nada menos que un porrón acollarado que, al parecer, suele repetir presencia en la zona durante los inviernos desde hace unos años. Llegamos a la presa y nos colocamos en la cola mirando a las compuertas. El paterío en el río era notable: cerceta común, ánade real y friso, además de focha común, garza real, andarríos chico... Y en la presa, más aun, con la presencia, además, de cuchara europeo, porrón europeo y moñudo. ¿Dónde estará nuestra protagonista? Los telescopios barrían el agua una y otra vez y, de repente, Edu dio la voz de alarma: "¡Ahí está, ahí está!" Sólo fue un segundo de observación, y yo la busqué con más ímpetu mientras Edu la describía: ¡Qué chichón tiene en la cabeza! ¡Es cómo si tuviera una cabeza encima de la otra!, exclamaba. La niebla empezaba a caer y pensaba que me iba sin verla. Otro barrido y... ¡localizada! Una bonita hembra interaccionaba con sus primos y se mostraba muy activa. Comentamos sus características a la vez que el ejemplar se alejaba de nosotros, por lo que decidimos tomar altura por un sendero cercano y observarla mejor. Y el objetivo estaba cumplido. Con el telescopio la vimos zambulléndose, alimentándose, acicalándose, descansando en el agua y en tierra, batiendo alas... Una gozada, así da gusto. A todo esto, la niebla había desaparecido pero empezaba a levantarse algo de aire. Así que, a mediodía, decidimos regresar tranquilamente dejando al ave en su zona. Mi primer bimbo del año (y espero que sean más). Gracias Edu por acordarte de mi y acompañarme a pesar de tus compromisos personales. La pregunta es... ¿para cuándo la siguiente?


                                    








Porrón acollarado Aythya collaris
(hembra adulta)


Gracias por seguir mi humilde blog.

6 comentarios:

  1. eeeeehhhhhh falta el video, yo he visto video y no has subido video, vengaaaa no te hagas de rogar, ese video, ese video, eh eh
    je je je besos

    ResponderEliminar
  2. Eso, eso!!! queremos ver el video...
    Pdta: Gracias a tí por estar atento a las rarezas de la zona.Siempre merece la pena salir al campo y más si te traes un bimbo a casa, je, je...

    ResponderEliminar
  3. Amigo Gabriel, enhorabuena por el bimbazo y gracias por compartirlo tanto en texto como en imágenes. Al leer los comentarios me uno al grito:
    ¡Ese video!.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Ostras, eso se avisa!!! Necesito uno de esos... Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bien visto!! puedde pasar desapercibido entre tanto porron europeo...
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  6. me encanta ese cabezón que tiene, chulísimo!!!

    ResponderEliminar