domingo, 27 de diciembre de 2015

LA MORAÑA Y EL OSO PARA ACABAR EL AÑO

El pasado día 19 disfrutamos de una excelente jornada de campo en tierras abulenses, en muy buena compañía, buen tiempo y grandes observaciones. Y todo ello de la mano de Spainbirds, una vez más. 

Dedicamos la mañana a realizar un par de caminatas para disfrutar de las aves esteparias y sus paisajes llanos y despejados. A las afueras de Barromán descubrimos un numeroso bando de avutardas, en torno a los 46 ejemplares, con algún joven practicando la rueda. Era uno de los objetivos de la mañana y lo cumplimos al primer intento. Por momentos hacía hasta calor y con el sol atizando nos dirigimos a por nuestro segundo objetivo: la ganga ortega. Para ello, un cómodo paseo desde el pueblo de Castellanos de Zapardiel nos permitió, primero, divisar un grupito de gorriones molineros, varios milanos reales y pinzones comunes donde se colaron algunos reales. Con este esperanzador comienzo esperábamos ver a este pteróclido nada fácil de localizar. Algunos nos rezagamos y eso nos permitió localizar un joven de águila imperial ibérica mientras el grupo principal localizaba a las ortegas. Apretamos el paso y ahí estaban, al menos cuatro aves mimetizadas con el suelo. Tuvimos que echar mano de los telescopios para verlos con detalle, a pesar de la distancia y la luz. Al rato volaron para perderlos de vista. Con todas estas observaciones, el hambre comenzaba a apretar. Llegamos a Moraleja de Matacabras para comer e intentar observar pinzón real, que Santi localizó en ese mismo lugar unos días atrás. Los vimos con todo lujo de detalles. Llevábamos pleno de observaciones y quedaba la laguna de El Oso. 

A pesar de la escasez de lluvias para las fechas en las que nos encontrábamos, la laguna presentaba suficiente agua para que albergara vida. Una tarde entretenida, con unos 700 ánsares comunes (ninguno raro), varias anátidas (cuchara europeo, silbón europeo, cerceta común, ánade real), un buen bando de cigüeña blanca, hasta una docena de agachadizas comunes picoteando en el fango, una única gallineta común, un macho de aguilucho pálido que pasó por delante del observatorio, y la estrella de la tarde, varios bandos de grullas llegando desde diferentes puntos y pasando por encima nuestra con su singular trompeteo, que disfrutamos en un maravilloso silencio, como hacía tiempo que no me deleitaba así. 

Os habréis dado cuenta de que no hay fotos que ilustren esta entrada, pero quise pasar esta jornada sin estar muy cargado de trastos, solo disfrutando en compañía de amigos y mi sol y cielo, Mariajo, a la que dedico esta entrada porque disfrutó mucho más que yo de una naturaleza que había casi caído en el olvido. Te quiero amor mio.

Y espero que este 2015 haya sido inolvidable y positivo en todos los aspectos, y que el 2016 sea incluso mejor. Os deseo todo lo mejor e inmejorables observaciones. ¡A por ello!

¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

1 comentario: