jueves, 9 de febrero de 2012

SIERRA DE ALMENARA Y CHARCONES DE LAS MORERAS

El pasado sábado quedé con mis amigos Juanfran, Mamen y Antonio para pajarear por Almenara. En concreto queríamos acercarnos al Talayón para intentar observar águila-azor perdicera. Esta ZEPA (Sierra de la Almenara, Moreras y Cabo Cope) alberga una estable población de esta amenazada rapaz, con unas 8 parejas. Otros años sí la habíamos visto sobrevolando el pico, pero esta vez, debido quizás al tremendo frío y el fuerte viento, no hubo suerte. La verdad es que esta excursión estuvo marcada, además de la adversa climatología, por la escasa presencia de aves. Sólo destacar la presencia de curruca rabilarga, acentor común y diversos páridos en zonas de pinar. Este lugar permite también la práctica del senderismo, con una ruta algo dura y larga pero cuyo esfuerzo se ve ampliamente recompensado por las excelentes vistas, sobre todo si se alcanza la máxima cota. Ahora explicaré brevemente el recorrido.

Subiendo por la carretera que lleva a Campico López nos encontramos a mano derecha una indicación hacia "Casa Cano". Al principio de la pista de tierra deberemos dejar el vehículo. Hay varias pistas que nos llevarán al mismo sitio, así pues elegiremos una alternativa que baja directamente hacia los campos de almendros sin tener que pasar por la casa.



Casa Cano


Nuestra referencia será una centenaria encina, la única existente entre mares de almendros, para continuar nuestro camino. Siguiendo el borde del pinar alcanzamos un sendero que nos sube hasta un primer collado. Desde aquí vemos que el camino solo nos permite girar a la izquierda. El sendero está claro y no hay pérdida. Un par de subidas algo duras siguiendo la cuerda de la sierra, cruzando varias manchas de pinar y rodeado constantemente de matorral, jaras y tomillar. Llegando justamente a los últimos collados ya podemos divisar nuestro objetivo, los 881 metros del Talayón, y maravillosas vistas del entorno de Águilas y Mazarrón. Durante el recorrido no está de más observar de vez en cuando al cielo por si el águila real o la perdicera aparecen sobre nuestras cabezas. Una última bajada desde el collado a un pequeño pinar para afrontar la subida es el obstáculo final que nos separa de las mejores vistas que uno puede conseguir de la bahía de Mazarrón y Águilas. De hecho, el Talayón es la máxima altitud de la Sierra de Almenara. El regreso se hará exactamente por el mismo sendero, con precaución al bajar desde el pico.



Cystus albidus



Flor de almendro



El Talayón


Pensamos en comer en Puerto de Mazarrón para así poder visitar a continuación los charcones de las Moreras. Por el camino, varios busardos ratoneros, bisbita pratense, roquero solitario, una preciosa hembra de cernícalo vulgar y collaba negra fueron las especies más sobresalientes que nos salieron al paso. Comimos, un poco tarde, en una zona anexa a la rambla de las Moreras, donde pudimos deleitarnos con la presencia de alcaraván común, tarabilla común, cogujada común y, en el mar, cormorán grande, bandadas de gaviotas patiamarillas y un gran grupo de 86 pardelas baleares descansando en la agitada lámina de agua. Sin solución de continuidad nos dirigimos a las charcas. Subiendo por la nacional parten dos caminos a mano derecha, uno de tierra y otro asfaltado, que nos llevarán al mismo sitio. Rodeamos las charcas girando a la derecha y encontraremos una explanada con vallas de madera donde se obtiene una buena panorámica de la zona. Un cartel informativo de las especies más representativas puede ayudar a identificar las aves que se pueden ver aquí. El perímetro está vallado, ya que ANSE realiza programas de seguimiento de aves en este lugar, propuesto para ser ZEPA y lugar RAMSAR (presencia de cerceta pardilla, calamón, porrón pardo y malvasía cabeciblanca). Precisamente esta última la pudimos observar esa tarde (dos machos y una hembra), además de una docena de porrones europeos, focha común, avión roquero y un solitario zampullín cuellinegro. Con este buen sabor de boca y un frío que pelaba dimos por concluida la jornada.

El domingo, con la climatología igual de adversa, decidí quitarme el mono de pajareo acercándome al puerto de Cartagena para pasar la mañana. A pesar de no haber podido hacer ni una sola foto de pájaros, me deleité con los vuelos de las gaviotas de Audouin, las patiamarillas y las cabecinegras allí presentes. Numerosos cormoranes grandes cruzaban el puerto para posarse en las dársenas del puerto pesquero, y localicé una lejana alca común en la dársena militar, seguramente del grupo que observé en navidad. Ya no pude volver a salir más ese fin de semana, con ganas ya de volver para el paso prenupcial.





2 comentarios:

  1. la foto de la flor del almendro me parece superior creo que esa foto me va a servir para una acuarela
    besos y a seguir

    ResponderEliminar
  2. Preciosa excursión, la foto del Talayón es genial al igual que la flor del almendro. Saludos!!

    ResponderEliminar