lunes, 19 de diciembre de 2011

VK1030

Esta es mi cuadrícula asignada año tras año para censar y realizar programas de seguimiento de aves. Desde Lominchar, mi cuartel general, escudriño las bellas tierras toledanas echando al zurrón cuanto bicho alado se pone en mi camino. A partir de ahora, siempre que baje a censar o, simplemente, observar aves en esta zona, publicaré lo observado en mi blog. Llevo unos 11 años pajareando por estos lares y me ha deparado agradables sorpresas. 

Primero os pondré al tanto de este lugar, para que lo vayáis conociendo. Lominchar es un pequeño y coqueto pueblo toledano ubicado dentro de la comarca de La Sagra. Apenas supera los 2000 habitantes (2010) y está a 645 msnm. Esta comarca se caracteriza por ser llana, ligeramente ondulada, donde predominan los cultivos de cereales y regadíos, vegetación esteparia en los predios no cultivados, con algunos viñedos y olivares. En concreto, esta cuadrícula está jalonado al oeste por el río Guadarrama, y están presentes las siguientes poblaciones: Chozas de Canales, Recas y Yunclillos, además de Lominchar. La ganadería y la caza son sus otras principales fuentes de ingresos. 

Después de esta breve introducción, vamos al grano: las aves. Este fin de semana me desplacé a Lominchar para realizar el NOCTUA y el SACRE de invierno, ambos proyectos de SEO/Birdlife. 

El sábado por la mañana efectué mis ocho recorridos del SACRE para detectar aves en la zona. A pesar del frío y el ligero viento pero con cielo despejado, localicé bastante bicherío. En total observé 42 especies de aves, destacando las rapaces, que raras veces fallan: milano real, busardo ratonero, aguilucho pálido, aguilucho lagunero occidental, cernícalo vulgar y mochuelo europeo. Los paseriformes se dejaron notar también, con buenas concentraciones de pardillo común, verdecillo, pinzón vulgar, jilguero y mosquitero común. Los aláudidos son frecuentes por aquí (alondra común y cogujada común). Tres de los gorriones peninsulares vistos en un mismo sitio (gorrión común, molinero y moruno) y aves frecuentes en invierno por estos lares (avefría europea, garcilla bueyera, lavandera blanca y bisbita pratense). A modo de resumen, no es mala opción para pasar una mañana entretenida observando aves.

El domingo por la tarde, con menos viento, me dirigí a la primera estación de escucha para realizar el NOCTUA. De camino, me entretuve con varias observaciones interesantes. Dos milanos reales me deleitaron con sus planeos por encima de mi cabeza justo a las afueras del pueblo. Un bando de unas 60 avefrías europeas y algunas garcillas bueyeras aprovechaban las labores de un tractor para alimentarse. Cerca del primer punto de escucha detecté, muy lejos, una chopera donde posiblemente hubiera un dormidero de milano real, ya que vi cerca de 20 ejemplares dando vueltas encima a última hora de la tarde. Y cuando ya cogía posiciones, tres bandos diferentes de grulla común con su característico trompeteo me sobrevolaron  para dirigirse hacia el noroeste. Sin solución de continuidad, el coro de mochuelos europeos empezó a sonar, y entre mochuelo y mochuelo, la pareja de búhos reales se mandaban mensajes de amor. Mejor no podía acabar el fin de semana. 

Y esto que no he contado lo vivido en años anteriores, os aseguro que es una buena opción para pasar un día o un fin de semana de pajareo. Esta cuadrícula merece la pena, de verdad.



Cuadrícula VK1030

No hay comentarios:

Publicar un comentario