lunes, 20 de junio de 2011

SIERRA DE GREDOS

El pasado día 11 de junio visitamos de la mano de SEO y Spainbirds la sierra de Gredos, en una excursión de un día y que no defraudó, aunque notamos el enorme calor reinante en la zona y la masiva afluencia de gente. No en vano, el buen tiempo y el ser fin de semana animó a salir a la montaña, unos a caminar y disfrutar de los paisajes, y otros a pajarear. Tras salir con algo de retraso desde Madrid, encaramos desde Hoyos del Espino el camino hacia La Plataforma, sin duda el lugar más visitado del Parque Regional. La presencia de vehículos en el enorme aparcamiento nos auguraba ya la afluencia de personas por todas partes. Iniciamos la caminata por la pista ascendente, y empedrado en su primer tramo, que conduce a la Laguna Grande. En las paredes graníticas que encajonan la ascención ya nos pudimos deleitar con las evoluciones de una pareja de roqueros rojos, que nos sobrevolaban constantemente aportando ceba a un supuesto nido que no encontramos. En los primeros piornales que encontramos, antes de llegar al denominado Prado de las Pozas, encontramos a la principal figura del lugar: el pechiazul. Primero localizamos hasta tres pollos de pechiazul en el suelo danzando entre piornos. Nos alejamos de la zona y observamos el primer adulto de la mañana cantando en lo alto de un piorno. Adentrándonos en el piornal y distribuyéndonos a lo largo de la mancha amarilla, localizamos algunos adultos más, pero la mayoría de las observaciones eran fugaces. Hasta que un precioso macho se nos posó a no más de ocho metros, y empezó a cantar. Cada dos por tres volaba hacia atrás, permitiéndonos ver su vuelo en paracaídas mientras lanzaba notas sin parar. Así estuvo cerca de un cuarto de hora, hasta que nos tuvimos que ir. Otro habitante del piornal, la collalba gris, también resultó ser abundante.



Pechiazul



Collalba gris


Bajamos hasta el puente del Duque para comer y andar por la zona en busca de aves forestales y de ribera. Cerca del camping se puede ver papamoscas cerrojillo bastante bien, y en los pinares adyacentes, reyezuelo sencillo, totovía, carbonero garrapinos, trepador azul o herrerillo común, por citar algunos.



Colirrojo tizón (macho)



Papamoscas cerrojillo


Ya entrada la tarde, iniciamos otro pequeño recorrido por zonas de piornos, siguiendo el curso del río Barbellido, accediendo desde la carretera a Navacepeda de Tormes. Aquí, además de los espectaculares paisajes, pudimos deleitarnos con la presencia de la lavandera boyera, los escribanos montesino y hortelano, la curruca zarcera o habitantes no alados del lugar como el lagarto ocelado o la lagartija serrana. Desde aquí volvimos a Madrid con mucho calor durante toda la jornada.



Escribano hortelano



Lagarto verdinegro




4 comentarios:

  1. Hola Gabriel:

    Unas fotografías impresionantes. La del Pechiazul y la del lagarto ocelado me parecen impresionantes.

    Un saludo y gracias por subir unas fotografías de tan buena calidad.

    ResponderEliminar
  2. Pues cuando consiga el 500 va a sacar hasta las pecas y los detalles más escondidos, menudo paparazii tenemos, je je

    Mariajo

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué tal, Gabriel!, ¡Cuánto tiempo! (llevaba meses sin pasar por aquí!)
    Solo comentarte que el lagarto es un macho de verdinegro, precioso!
    Qué envidia me dáis. Desde Turquía no he salido de Madrid!, pero lo cierto es que con las mariposas y libélulas sustituyo los pájaros divinamente... ;-)

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que sigues por aquí y allá, Javi. Que envidia lo de Turquía. Gracias por el apunte herpetológico, de reptiles estoy verde todavía jeje. A ver cuando nos vemos...

    ResponderEliminar