viernes, 14 de marzo de 2014

PAJAREO POR ZONAS CIUDADREALEÑAS

El pasado sábado día 8, Spainbirds Nature Tours brindó la oportunidad a un entusiasta grupo de aficionados a la ornitología a participar en una visita a algunos parajes de la provincia de Ciudad Real, centrando nuestra curiosidad a las aves esterarais y acuáticas. El tiempo primaveral que, por fin, asomó en la Península ayudó sobremanera a que fuera una extraordinaria jornada de pajareo.

La primera parada fue en Campo de Calatrava, lugar de origen volcánico, plagado de pequeñas elevaciones del terreno y uno de las mejores zonas peninsulares para observar aves esteparias. Un par de paseos rondando la sobremesa dio para la observación de avutardas en lo alto de un cerro y un pequeño grupo de gangas ibéricas. La reverberación y la distancia no ayudó a que las observaciones fueran buenas. La anécdota del día fueron las observaciones, aun mejores que pie en tierra, que tuvimos de ganga ibérica, sisón y alcaraván. Varias veces tuvo que pasar Miguel Ángel, nuestro conductor, por la misma carretera para deleitarnos con estas observaciones. 



Ganga ibérica Pterocles alchata
(hembra a la derecha, macho a la izquierda)


Con la ganga ortega como única ausencia, nos dimos por satisfechos y eso derivó en la inclusión de la laguna del Prado, en Pozuelo de Calatrava, como siguiente destino. Aprovechamos para comer allí, dividiéndose el grupo entre los que decidieron hacerlo en el pueblo y los que comimos mientras observábamos aves en la laguna. La diversidad era desmesurada y estábamos más pendientes del telescopio que del bocata. Flamencos, zampullines cuellinegros en cortejo, malvasías persiguiéndose, gaviotas reidoras con su estridente griterío… Un inesperado paraíso ornitológico que ya está apuntado en mi cuaderno de campo para futuras visitas.

Y, para mí, el mejor lugar lo dejábamos para el final. Con buena temperatura y mejor luz, la laguna de Navaseca nos esperaba. Las abundantes lluvias, que hacen que se inunden las zonas colindantes y la aportación de la EDAR de Daimiel hacen de este enclave un lugar aun mejor que el cercano Parque Nacional de las Tablas para la observación de aves. Un rato desde una zona alta y un agradable paseo por su perímetro nos permitió disfrutar como enanos de una diversidad sin parangón entre los humedales peninsulares. Otro buen grupo de flamencos se alimentaban en la aledaña zona inundada al otro lado de la carretera, sorprendimos a alguna agachadiza común haciendo honor a su nombre, los primeros críalos acosaban a las ingenuas urracas para asaltar sus nidos, las malvasías cabeciblancas se contaban por cientos, al igual que las fochas comunes, gaviotas reidoras y numerosas anátidas más como, por ejemplo, porrón europeo o cuchara europeo. Algunos tuvieron suerte con el calamón, e incluso un fumarel cariblanco apareció a última hora para redondear el día. Fue una pena tener que abandonar el lugar con cientos de aves reclamando y revoloteando a nuestro alrededor con una preciosa puesta de sol como telón de fondo. Excusa perfecta para repetir visita.



Agachadiza común Gallinago gallinago



Críalo Clamator glandarius



Focha común Fulica atra



Malvasía cabeciblanca Oxyura leucocephala


Resumiendo, un gran día de pájaros, con muy buen ambiente y rodeados de personas con ganas de disfrutar y de aprender. 

Gracias por seguir mi blog.




No hay comentarios:

Publicar un comentario