jueves, 9 de mayo de 2013

PUENTE EN SEGOVIA

¡Menudo puente teníamos por delante! Había que aprovecharlo al máximo, descanso y naturaleza. Ya en Sanchonuño, pequeño pueblo segoviano, la tarde del Día del Trabajo nos asomamos al Prado y a Arroyo de Cuéllar, esperando ver sus lagunas hasta arriba de agua. No defraudó en absoluto, daba gusto verlas rebosantes del líquido elemento. Ese ratito ya dio para una buena lista de aves.

En dos días alternos visité las afueras del pueblo, en una zona llamada Las Cotarras. Caminando por su ancha pista de tierra, entre pinares, los numerosos pajaritos forestales iban saliendo a la palestra: papamoscas cerrojillo y gris, herrerillo capuchino, mosquitero musical y papialbo, pinzón vulgar, carbonero común... Lo más destacado era la presencia de numerosas lagunas estacionales (se nota que ha llovido mucho) a lo largo del recorrido hasta el punto de encontrarme casi sin querer con una gravera que resultó ser una mina. A pesar de que seguía funcionando, se habían formado varias lagunas que daban vida al lugar. Existe aquí una importante colonia de avión zapador (contabilicé cerca de 200 agujeros en las paredes de la gravera), destacaba el canto de la oropéndola y el cuco, el tamborileo del pico picapinos, y en las zonas arbustivas cercanas, mosquitero papialbo y musical, curruca carrasqueña, zarcero común y ruiseñor común. En vuelo, milano negro, busardo ratonero y azor. Y en cuanto a acuáticas, que también había, zampullín chico, ánade real, andarríos chico y combatiente. Casi nada al aparato.



Avión zapador Riparia riparia



Tarabilla común Saxicola torquata
(macho)



Mosquitero papialbo Phylloscopus bonelli



Curruca carrasqueña Sylvia cantillans
(macho)


Y para rematar estos días de asueto, visita también al Parque Natural de las Hoces del Duratón. Como no, por la mañana ya nos sobrecogía el canto único de la alondra ricotí, que nos dedicó varias observaciones de calidad. Junto a ella, cogujada montesina, terrera común, alondra común, bisbita campestre, collalba rubia y alcaudón común, entre otras especies. Ya que estábamos allí, que menos que una visita a la ermita de San Frutos que, a medida que avanzaba la mañana, se iba masificando de gente. Como anécdota diré que, mientras buscábamos a la ricotí, nos encontramos con unos viejos amigos, Pablo y Pilar, que no veía desde nuestro viaje a Argentina en 2008. Que pequeño es el mundo. Ya en los miradores de la ermita, los buitres leonados y las chovas piquirrojas nos sobrevolaban dándonos la bienvenida, al igual que un precioso alimoche. De lejos, distinguimos un halcón peregrino. Proseguimos camino a un pequeño roquedo donde cría roquero rojo, pero ni este ni el escribano hortelano han llegado aun. Una pena. Comimos en Burgomillodo y volvimos al páramo para observar nuevamente a la Dupont, pero esta vez solo la oímos. Vuelta al pueblo a descansar. 



Alondra ricotí Chersophilus duponti



Alondra ricotí Chersophilus duponti
(digiscoping)



Alimoche Neophron percnopterus



Buitre leonado Gyps fulvus



Pinzón vulgar Fringilla coelebs
(macho)


Decidimos volver a Madrid el sábado para evitar los atascos dominicales de la vuelta de puente, con la intención de volver lo antes posible.

Gracias por seguir mi blog, un saludo.

1 comentario: