miércoles, 1 de abril de 2015

PRIMAVERA TEMPRANA EN TABLAS Y NAVASECA

No pudimos resistir la tentación. Tiempo casi veraniego y un lugar donde disfrutar de nuestra pasión. Lugares para visitar no faltaron. Todo por pasar un día de disfrute, sosiego y alegría y, como no, quitarnos el mono pajaril que algunos llevaban encima demasiado tiempo. Al final ganaron las Tablas de Daimiel y la laguna de Navaseca, que debían rebosar vida por los cuatro costados. Y para allá que nos fuimos el pasado sábado Rodri, Félix, Jaime y yo con, entre otros objetivos, pillar al carricerín real. Bueno, en realidad, era más obsesión mía que otra cosa. Ya adelanto que no hubo suerte. Otra vez será. Pero disfrutamos de un gran día.

Llegamos a Tablas a media mañana esperanzados con empezar a pajarear antes de las hordas de gente que, con el buen día que hacía, harían acto de presencia allí. No nos equivocamos. Pero aun así no estuvo mal la cosa. Nada más empezar a caminar por la primera pasarela, un grupo de personas nos advirtió de que se estaba escuchando avetoro cerca de allí. A pesar de estar varios minutos esperando, el griterío de la gente nos indicaba que estábamos perdiendo el tiempo. Continuamos por las pasarelas y, como parecía, había mucha agua. Aun así, nos entretuvimos con las pocas aves que se dejaban ver. Las estrellas en ese momento fueron el pájaro moscón (incluso vimos un ejemplar haciendo el nido), somormujo lavanco (en plumaje nupcial y realizando cortejos), un gran dormidero de martinete (en el molino Molemocho), garza imperial, buscarla unicolor (oída), escribano palustre (la mayoría, hembras), bigotudo (¡y cómo lo vimos!) y, sorpresa, avetoro (oídos hasta dos individuos cerca de la laguna de aclimatación). Impresionante. Y, además, algo de movimiento migratorio con algunos mosquiteros musicales, zarcero común, críalo, milano negro y golondrina dáurica, entre otras aves. Y para rematar la visita, dos buitres negros y una aguililla calzada sobrevolando el Centro de Visitantes.



Bigotudo Panurus biarmicus



Escribano palustre Emberiza schoeniclus



Garza imperial Ardea purpurea


Por la tarde visitamos Navaseca donde esperaba más movimiento de aves. Quizás un poco pronto para la mayoría de las estivales. Decir que la zona inundada a la derecha de la carretera estaba muy bien de aves y, en extensión, era casi tan grande como la laguna en sí. Aquí destacaré la observación de zampullín cuellinegro, malvasía cabeciblanca, avoceta, cigüeñuela, chorlitejo chico, andarríos bastardo, combatiente, cerceta carretona, flamenco, chorlitejo patinegro, agachadiza común, mochuelo, bisbita alpino, lavandera boyera (subespecie flava) y calamón (oído), por citar algunas especies.

Entre los dos sitios y contando las observaciones totales entre los cuatro, salen una lista de 84 especies, que no está nada mal. Espero volver cuando la primavera esté más avanzada, seguro que merece la pena.

Gracias por seguir mi blog, un saludo.



8 comentarios:

  1. Peazo fotazas de Palustre y Bigotudo!!! Una maravilla. Tiempo llevo, quiza demasiado sin verlos, envidia sana, sigue compartiendo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javi. Si te han gustado estas fotos, las de la siguiente entrada... Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buenas observaciones y preciosas fotografías, sobre todo el Bigotudo, una pasada. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada como siempre Gabi. Me ha encantado. A ver si hay suerte y en Abril podemos montar un buen grupo para hacer una de manchegas. ¡Nos vemos, un saludo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rafa. Una de manchegas en abril estaría pero que muy bien. Lo hablamos. ¡¡¡Saludos!!!

      Eliminar
  4. Muy agradecido por permitirme disfrutar de vuestra compañía y compartir vuestros conocimientos ese día. Un saludo desde valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de haberte conocido y de compartir jornada ese sábado. ¡Saludos!

      Eliminar